“ECONOMÍA DOMÉSTICA PARA BACHILLERATO Y MAGISTERIO” (Sección Femenina, 1958)

Parèmia mare, professora reprimida de la “Sección Femenina” amb un llibre davall del braç, vestida de forma recatada, entra a l’aula saluda i s’assenta.

Buenos días.  Hoy les voy a dar, mis queridas señoritas,  futuras amas de casa, unos consejos muy importantes, si ustedes quieren que su hogar, el día de mañana, sea como ha de ser hoy en día. Tomen notas, por favor:

“Mujer: Cuando tu marido vuelva del trabajo, ten preparada una comida deliciosa, especialmente, su plato favorito. Ofrécete a quitarle los zapatos. Habla en tono bajo, relajado y placentero. Hazte un poco más interessante para él. Su duro día de trabajo quizá necesite de un poco de ánimo, y uno de tus deberes es proporcionárselo. Durante los días más fríos, deberías preparar y encender un fuego en la chimenea para que él se relaje frente a él”.

Les aclaro. El texto no quiere decir que tu marido se relaje frente a sí mismo, no. “él se relaje frente a él” significa frente al fuego. El segundo ‘él’ es el fuego, ese fuego maravilloso que tu le has preparado para que él, tu marido, pueda ser feliz en su “hogar dulce hogar”. ¿Entendido? Bien, sigo.

“Intenta comprender su mundo de tensión y estrés, y sus necesidades reales. Haz que se sienta a gusto, que repose en un sillón cómodo. No le pidas explicaciones; recuerda que él es el amo de la casa. Preocuparte por la comodidad de tu marido te proporcionarà una satisfacción personal inmensa. Minimiza cualquier ruido. En el momento de la llegada, elimina zumbidos de la lavadora o aspirador. Salúdale con una càlida sonrisa y demuéstrale tu deseo por complacerle. Escúchale, déjale hablar primero; recuerda que sus temas de conversación son más importantes que los tuyos. Anima a tu marido a poner en pràctica sus aficiones, y si tú tienes alguna, intenta no aburrirle hablándole de ésta, ya que los intereses de las mujeres son triviales comparados con los de los hombres. Nunca te quejes si llega tarde, o si sale a cenar o a otros lugares de diversión sin ti.”

Claro, ¿Qué más da si se va por ahí…? A fin de cuentas… ¿Que llega tarde…? No vas a pensar que se ha ido con otra… o de juerga con los amigos… ¿No es mucho más práctico pensar que ha tenido mucho trabajo y se ha tenido que quedar en la oficina?

Algunes alumnes entremaliades riuen

¡Señoritas! ¿A qué vienen esas risas? Les recuerdo que esto es materia de examen ¿Está claro? Bien, sigo.

“Una vez que ambos os hayáis retirado a la habitación,  ten en cuenta que, aunque la higiene femenina es de máxima importancia, tu marido no quiere esperar para ir al baño.

Si debes aplicarte crema facial o rulos para el cabello, espera hasta que él esté dormido, ya que esto podría resultar chocante para un hombre a última hora de la noche.”

Les alumnes seguixen rient. Ella els llança una mirada fulminant. Tus de forma provocadora cara a elles.

En cuanto respecta a la posibilidad de relaciones íntimas con tu marido, es importante recordar tus obligaciones: Si tu marido te pidiera pràcticas sexuales inusuales, sé obediente y no te quejes. Si él siente la necesidad de dormir, que sea así, no le presiones o estimules la intimidad. Si tu marido sugiere la unión, entonces accede humildemente, teniendo siempre en cuenta que su satisfacción es más importante que la de la mujer. Cuando alcance el momento culminante, un pequeño gemido por tu parte es suficiente para indicar cualquier goce que hayas podido experimentar.

Les alumnes riuen. Ella les fulmina amb la mirada de nou, s’alça

Les recuerdo que va para examen. Buenos días.

Se’n va amb aire digne.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s